EL ORIGEN DE LAS DANZAS FOLKLORICAS – Carlos Vega – 003

de manifestaciones coreográficas limitadas en el tiempo y en el espacio, aspira a concertar resultados de mayor alcance.
Por otra parte, el autor tiene obligaciones para con el público. La prosperidad del actual movimiento tradicionalista ha multiplicado la apetencia de conocimientos y, ausentes nuestras aclaraciones, invaden el ambiente libros diversos, artículos y conferencias en que los aficionados a la materia reproducen las opiniones con que antaño se improvisaron respuestas a un problema histórico cuya complejidad requiere contracción, método y eliminación de prejuicios sentimentales. Y alguna cultura general y especializada, además; que no es perjudicial.
En su momento nuestras conclusiones produjeron sorpresa y se encresparon reservas en forma de murmullos, pero como las pruebas que dimos parecieron suficientemente eficaces y no se formalizaron réplicas fundadas, sobrevinieron pronto la conformidad pacífica y hasta la aceptación consciente. Con todo, nuestros aportes se han olvidado en parte. Varias de las demostraciones parciales que ofrecimos se han generalizado de tal manera, que muchos autores y el público mismo las repiten hoy sin relacionarlas ya con el nombre del autor; pero así, desprendidas, aisladas, no tienen la fuerza con se animan en su contexto, y es necesario reengarzarlas para que recobren su posible validez.
No obstante, este retorno al tema ha producido un libro nuevo. Aunque las páginas que escribimos antes -todas agotadas- no han envejecido como para desdeñarlas, muy pocas se reproducen aquí; las otras se han rehecho porque era considerable el aumento que admitían. En fin, hemos agregado un número grande de documentos no utilizados, varias monografias breves sobre puntos de interés y, en apéndice, notas complementarias concebidas independientemente que, por momentos, resumen ideas ya desarrolladas en el texto. Sin embargo, lo añadido no comunica todo lo que hemos avanzado desde que se publicaron los trabajos anteriores. Otros viajes de estudio a la campaña, otros documentos obtenidos, nos han proporcionado

Esta entrada fue publicada en El origen de las danzas folklóricas, Página x Página y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *